Periódico ABC

Última Hora
  1. Tras su fracasado matrimonio con el jinete Sergio Álvarez Moya, Marta Ortega ha decidido pasar de nuevo por el altar el próximo otoño con Carlos Torretta, hijo del diseñador Roberto Torretta, según cuenta en exclusiva la revista «Corazón». Fue el pasado mes de marzo cuando se decidió, delante de ambas familias, a pedir la mano de la heredera de Inditex, con la que lleva aproximadamente dos años de relación.
  2. Eduardo Zaplana se sentó ayer por la tarde ante la juez de Instrucción número 8 de Valencia, Isabel Rodríguez, para decirle que no declaraba puesto que la causa está secreta y para negar los hechos que se le atribuyen en el «caso Erial». «Es todo falso», dijo a la magistrada, según fuentes de su entorno. El exministro de Trabajo asegura que no tiene dinero ni negro ni blanco en el exterior, ni testaferros ni sociedades, y habla de «película de la UCO». La juez, siguiendo la petición del fiscal Anticorrupción, ordenó su ingreso en prisión sin fianza. Quien si abandonó los juzgados fue su mujer, Rosa Barceló, investigada en esta causa. El juez tammbién acordó prisión comunicada y sin fianza también para Francisco Grau, economista y especialista financiero muy cercano a Zaplana que, en la misma línea, negó todos los hechos y cualquier vinculación con ellos. Los investigadores le consideran parte fundamental de la trama por sus tareas de asesoramiento, al igual que al abogado Juan Francisco García Gómez, que fue su jefe de gabinete y habría sido el vehículo para mover fondos supuestamente ilícitos en paraísos fiscales y luego introducirlos en España. La juez decretó para él medidas cautelares con la retirada del pasaporte y la prohibición de salir del país. El matrimonio formado por Joaquín Barceló -exdirector general de Turismo de la Generalitat y alto cargo en Terra Mítica- y Felisa López sería el responsable de repatriar los fondos procedentes de Luxemburgo a través de su entramado societario. La juez decretó cárcel para el considerado como testaferro de Zaplana y medidas cautelares para su mujer. La lista de investigados policiales se completaba con el exdirector general de la Policía Juan Cotino y Mitsuko Henríquez, secretaria personal de Zaplana. La operación «Erial» investiga delitos de falsedad, cohecho, prevaricación, blanqueo de capitales, delitos contra la Hacienda Pública y organización criminal. Las pesquisas se centran en el pago de comisiones superiores a 10, 5 millones de euros a cambio de licitaciones públicas, el entramado societario creado para el blanqueo de esas cantidades y su reintegro en el circuito legal a través de una trama de amigos y conocidos de Zaplana. La defensa del exministro había presentado un escrito de libertad adjuntando un informe médico para acreditar su delicado estado de salud a causa de la leucemia que padece, que fue desestimado. No obstante, estas fuentes aseguran que «está tranquilo» y podrá acreditarlo. Entre las personas que, según las pesquisas, le pagaron cantidades millonarias por adjudicaciones, se encuentran los hermanos Vicente y José Cotino, quienes ayer se negaron a declarar ante la juez. Ésta acordó para ambos libertad con cargos y obligación de comparecencia semanal en el juzgado para firmar, según fuentes conocedoras de la decisión. La jornada arrancó con el traslado de Zaplana a primera hora desde la Comandancia de Tres Cantos (Madrid), donde pasó la noche tras los registros en la ciudad, a la de Patraix, en Valencia, donde llegó poco antes de las 10.15 horas. En el interior de las dependencias se encontraban ya varios arrestados. Por las instalaciones de la Benemérita pasó igualmente el expresidente de Las Cortes Valencianas y ex director general de la Policía, Juan Cotino, que se negó a declarar y a su salida explicó a los medios que la causa está bajo secreto de sumario «y cuando se abra, lo sabremos todo». Fuentes cercanas comentaron que no pesa sobre él ninguna medida cautelar ni citación para presentarse ante el juzgado. Hacia el mediodía, un vehículo gris conducido por agentes de la Guardia Civil abandonó la comandancia con Eduardo Zaplana a bordo para trasladarle a la Ciudad de la Justicia, donde posteriormente acudieron el resto de detenidos.
  3. En la atmósfera masculina, varonil y tantas veces procaz del fútbol se ha colado una pionera. Una mujer en un cargo directivo en la FederaciónEspañola. Ana Muñoz Merino, catedrática de derecho financiero y tributario, exdirectora de la Agencia Antidopaje y exdirectora general del Consejo Superior de Deportes, es la encargada de tapar esa grieta que se remonta al 29 de septiembre de 1923, la fecha de fundación de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). El nuevo presidente, Luis Rubiales, el que sustituye al imputado Ángel Villar de los chanchullos y el cortijo, la ha nombrado vicepresidenta al mando de un módulo de nueva creación, el departamento de integridad. El cambio de rumbo que anuncia Rubiales para el deporte rey en España se plasma en la designación de esta abogada leonesa cuya imagen se asocia sin remedio a la lucha contra el dopaje. Desde el día que puso su férrea voluntad en la antigua sede de la Agencia Antidopaje de la calle Ferraz en Madrid, quedó atrapada por el magnetismo del deporte. Acudió cada día al juicio de la operación Puerto contra Eufemiano Fuentes y su clan, sentada siempre en la sala detrás de los acusados. Fichó al guardia civil que los detuvo, Enrique Gómez Bastida, quien se convirtió en director de la Agencia con el tiempo. Después de su paso por el Consejo Superior de Deportes como número dos en el mandato de Miguel Cardenal, Muñoz Merino se ha instalado en la dirección deportiva. Asesora del World Pádel Tour, aspirante a la presidencia de la ACB, consultora del canal Eurosport... El pasado jueves Luis Rubiales ganó las elecciones a la presidencia de la Federación de Fútbol y se interesó por contratar a la abogada en la regeneración que pretende para una federación podrida en cuestiones de imagen. «Es un privilegio poder ser la primera mujer en ocupar una vicepresidencia en la RFEF, creo que en ese terreno el cambio es imparable. Tengo que agradecer a Rubiales que haya tenido el valor de hacerlo. No creo que fuera una decisión fácil», cuenta Muñoz Merino a ABC. Más mujeres El fútbol es cosa de hombres, se decía antiguamente, en anuncios y en sobreentendidos sociales que hoy suenan rancios. Demasiada caspa que no se sostiene. «Es un reto profesional, también como mujer, ya que ayudará a que lleguen más mujeres a puestos donde se toman decisiones –asegura la dirigente–. Significa que la igualdad se mide allí donde hay responsabilidad para acometer los cambios. Y significa compartir nuevos modos de hacer las cosas». Los departamentos de integridad han proliferado en los últimos tiempos en el fútbol y en otras disciplinas deportivas, pese a que los escándalos de sus dirigentes sean rutina diaria en nuestras vidas (Blatter, Platini, el dopaje de estado en Rusia...). El buen gobierno y la transparencia quieren vincularse al deporte. Rubiales ha impulsado esta sección en la nueva Federación. El cometido de Muñoz Merino tiene que ver con la limpieza de la competición. Integridad de los partidos, los torneos, los protagonistas del espectáculo, a través de cinco acciones diferenciadas: prevención, detección, recopilación de información, investigación y sanción. Transparencia «No será fácil diseñar un departamento de integridad de nueva factura, al uso de las organizaciones internacionales, en un ambiente en el que la transparencia, el buen gobierno y la igualdad en la competición son ineludibles para alcanzar organizativa y empresarialmente los mismos éxitos que los deportistas consiguen en los terrenos de juego. También en esto queremos ser los mejores», afirma Muñoz Merino. Especializada en la gestión deportiva de alto nivel y en la disección de problemas sinuosos cuando no opacos, la abogada leonesa se convertirá en breve en la «sheriff» del fútbol español. Una suerte de división de asuntos internos para evitar abusos, tan frecuentes en nuestro balompié. El último informe de Transparencia Internacional en España puso a la Federación de Fútbol como ejemplo negativo en cuestión de transparencia y la instó a cambiar «radicalmente» su política dado el interés social de este deporte y a los 18 millones que recibe al año de las arcas públicas.
  4. ¿Real Madrid o Liverpool? Esta pregunta no sólo se la hacen millones de aficionadios, sino también las casas de apuestas de todo el mundo, que esperan hacer negocio con el resultado de la final. Grandes marcas internacionales como Bwin, WilliamHill, Bet365 o BetStars no quieren correr riesgos, y tienen claro el equipo que tiene más probabilidades de levantar el título en Kiev. Para todas ellas, el favorito es el Real Madrid. Que el conjunto blanco resulte vencedor se paga a una media de 2,25 por euro apostado. Mientras que, por otro lado, la cuota se dispara en caso del triunfo de los reds, a una media de 3,75 de ganancias por cada euro jugado.
  5. La final de la Champions League la ha puesto en el mapa. Kiev acapara durante estos días el protagonismo que brinda un evento tan prestigioso como es el choque entre los dos mejores equipos de Europa, el Real Madrid y el Liverpool. La capital ucraniana se encuentra al norte del país. Apenas 100 kilómetros la separan de uno de sus países vecinos, Bielorrusia. Uno de los emblemas de la ciudad es el río Dniéper, de 2.200 kilómetros de longitud y que desemboca hacia el sur al mar Negro. Alrededor de 2.800 kilómetros separan la urbe kievita de Madrid. Un viaje que se realiza en unas cuatro horas de avión. Sin embargo, ante el disparado precio de los vuelos, varios madridistas han optado por el coche para ir a ver a su equipo. tendrán que hacer frente a 3.600 kilómetros y atravesar tres naciones (Francia, Alemania y Polonia), además de alrededor de medio país ucraniano, hasta llegar a la metrópoli donde sus ídolos buscarán la gloria.
  6. Desde el aeropuerto hacia el apartamento turístico que acoge a los enviados especiales de ABC, y mientras el conductor del tránsfer pasa por encima del espectacular río Dniéper, el cuarto de mayor longitud de Europa con 2.287 kilómetros de extensión y que divide la ciudad de Kiev en dos, el conductor pregunta con los ojos como platos por qué el Real Madrid ha devuelto alrededor de 1.500 entradas para la final. Lo hace con la intención de tantear si podemos ayudarle a comprar una de ellas, pero enseguida le hacemos ver que esos tickets ya están en poder de la UEFA. Este lugareño está dispuesto a hacer un esfuerzo dentro de un país con entradas de fútbol que no superan los cinco euros en la liga y copa locales, un precio acorde a la s 9.000 grivnas, unos 300 euros, de salario que percibe un ucraniano medio. Dice que en la reventa las entradas andan por los 4.000 euros, una cantidad inasumible para la gran mayoría de la población local. Quién si puede pagar eso y mucho más, son los aficionados ingleses del Liverpool, hambrientos de una final de Champions que no pisan desde 2007, cuando cayeron contra el Milán (2-1). Ayer ya deambulaban por Khreschatyk, la avenida principal de Kiev donde la UEFA ha instalado su habitual Festival de Champions con juegos, música in situ y las presencia de leyendas del fútbol, como Cafú, que ayer acudió allí a dejar la orejona para que los aficionados puedan fotografiarse con ella. Madridistas de Suramérica Alrededor de 1.000 seguidores del Liverpool tomaban contacto con la capital de Ucrania, mientras los aficionados blancos apenas hacían acto de presencia. Solo algunos de nacionalidad latinoamericana, pudientes como para costearse varios días de estancia en Kiev. Y es que el mayor poder adquisitivo de los británicos, sus numerosos fans en todo el este continental y los once años de espera harán que mañana en la capital de Ucrania haya alrededor de unos 25.000 hinchas, por solo 15.000 del Real Madrid, algo que ha puesto en alerta a las autoridades locales, que tienen tomado el centro de la ciudad con un dispositivo récord de más de 8.000 agentes. No se esperan aficionados radicales del Liverpool, pero los antecedentes del equipo inglés obliga a Kiev a tomar todas las precauciones posibles.
  7. Real Madrid Madrid y Liverpool han cruzado sus caminos en tres ocasiones distintas. Una final de la Copa de Europa, una eliminatoria de octavos de Champions League, y otros dos encuentros en una fase de grupos previa para los octavos de la máxima competición. 1. Final Copa de Europa (1980-1981) Corría el año 1981 cuando estos dos clubes se vieron las caras por primera vez en la historia, en París. La semifinales de la edición de ese año arrojaron como finalistas al Real Madrid de Francisco Pineda y al histórico Liverpool de Bob Paisley. El Real Madrid llevaba desde 1966 sin llegar a la final de la Copa de Europa. El Liverpool, por su parte, había logrado en la competición dos títulos en los años 1976-77 y 1977-78. El primer duelo entre estos dos colosos europeos se lo llevarían los ingleses, en un partido igualado que rompió Alan Kennedy en el minuto 82. La tercera para los reds, y la última derrota blanca en una final de este torneo. 2. Octavos de Champions League (2008-2009) Dos etapas diferentes para cada uno los dos equipos. El Liverpool con Rafa Benítez, que unos años antes consiguió una de las mayores proezas en la historia de la Champions League al remontarle la final al Milán de Ancelotti. El Real Madrid, en plena transición con Juande Ramos en la banca. La ida en el Santiago Bernabéu la sentenciaría el israelí Yossi Benayoun con un gol de cabeza en los últimos minutos. Resultado de 0-1 y todo por jugarse para la vuelta en Anfield. Ya en el campo rival, goleada roja por 4-0, a la que se la denominó como «el chorreo», debido a las palabras que tuvo el presidente del momento, Vicente Boluda, que creía en la remontada blanca. Eliminatoria y año para olvidar. 3. Fase previa Champions League (2014-2015) El único balance positivo de los merengues contra el equipo británico. Victoria contundente en Anfield por 0-3 del Real Madrid de Ancelotti como vigente campeón de la Champions. Al frente se hallaba un Liverpool alejado de los años de gloria que lo situaron en la cima de Europa, capitaneados todavía por Steven Gerrard, en sus últimos años con los reds. La vuelta en Madrid se saldó con un solitario gol de Benzema, suficiente para el triunfo blanco. Esta fue la última vez que los dos equipos se vieron obligados a jugar entre sí. El equipo anglosajón quedó tercero de grupo y entró en la Europa League. 4. Final Champions League (2017-2018) Esta es la cuarta vez que la competición depara un cruce entre ambos conjuntos, y el sexto partido que van a disputar. A un lado, el Real Madrid dirigido por Zinedine Zidane en su lucha por la tercera Champions consecutiva. Al otro, el Liverpool rebelación de Jürgen Klopp, buscando devolver la gloria a los ingleses. Este sábado se decidirá el nuevo campeón de Europa y el mejor entre estos dos rivales.
  8. A las 20.02 (21.02 en Kiev, donde hay una hora más), tras cuatro horas exactas en el cielo, el Airbus 340 del vuelo Iberia 2800 tomaba tierra en el aeropuerto internacional de Boryspil, situado al este de Kiev, a unos 40 kilómetros del centro de la capital ucraniana. En esa aeronave, viajó la expedición del Real Madrid en busca de su decimotercera Champions, con los comandantes Txomin Baztán y José María Ordovás, y el sobrecargo Manuel Díaz al mando de un plácido vuelo que esperan que termine de la misma manera que con la tripulación talismán, conformada por Juan Manuel Bonet, Alexandro Buxonat y la sobrecargo Rosa Delia Sosa. Desde abril de 2014, cuando el Real Madrid viajó a Múnich y le endosó cuatro al Bayern de Guardiola en el partido de vuelta de semifinales previo a la Décima, al menos unos de estos tres protagonistas siempre ha formado parte de la expedición de todos los títulos internacionales que ha ganado la entidad blanca desde entonces, que no son pocos. En esta ocasión, el elevado tamaño de la aeronave no lo ha hecho posible, pero el club blanco confía en que piloto, copiloto o jefa de azafatas puedan estar como aficionados mañana en Kiev para mantener una tradición que el presidente Florentino, una persona bastante supersticiosa, considera clave para los éxitos blancos. Cuatro horas de vuelo Entre fuertes medidas de seguridad, alrededor de las 21.00 horas llegaron los blancos al Hotel Ópera, su lujoso alojamiento estos dos días y medio en Kiev, un hotel de cinco estrellas situado a solo 2.800 metros del estadio, unos diez minutos en autobús, donde no falta de nada. El exquisito restaurante Teatro, de comida internacional, pone el toque gastronómico a un hotel de 140 habitaciones con un precio medio de 300 euros la noche y de 600 las suites, una cantidad desorbitada teniendo en cuenta que los hoteles en Kiev suelen rondar los 60 euros la noche a lo largo de todo el año. Zona wellness con spa, sauna, bañeras de hidromasaje, gimnasio y cuatro salas de reuniones completan las estancias del Hotel Ópera, ubicado a solo kilómetro y medio del Hotel Intercontinental, la sede del Liverpool. Tras el fatigado viaje de ayer, los blancos aprovecharán la mañana de hoy para descansar y salir a dar una pequeño paseo por la ciudad, quien así lo desee, antes del almuerzo y la siesta previo al entrenamiento y la rueda de prensa en el Olímpico de Kiev. Será primero el Liverpool quien atienda los medios y pruebe el verde del coqueto estadio de la final. A las 16.15, rueda de prensa de Klopp y dos jugadores red y a las 17.00 entrenamiento. Zidane, Ramos y Marcelo atenderán a los periodistas a las 18.15, y la sesión preparatoria será a las 19.00, clave para que el galo decida si repite el once de Cardiff o da entrada a Bale en lugar de Benzema El día del partido, la rutina habitual, para no cambiar las buenas costumbres. Sesión de estiramientos en el hotel, comida, siesta, charla para anunciar el once y salida al estadio a las 19.15 horas, una hora y media antes del inicio de la final.
  9. Era el emblema del Real Madrid de aquella época. Un ariete que es señalado como ejemplo de hoy y de siempre, para la eternidad. Un nueve clásico. Su vuelo sin motor en los remates de cabeza, con sus botas a la altura de las narices de los centrales, es recordado por los aficionados de Italia, Inglaterra y Alemania cada vez que ABC viaja a los partidos de Copa de Europa. El Inter y el Derby County le consideran el diablo hecho persona. Se llama Carlos Alonso González y es conocido como Santillana porque nació en Santillana del Mar e hizo famosa a su localidad en todo el mundo. Santillana marcó 290 goles en el club blanco. Lo ganó todo, excepto la Copa de Europa. Esa espina no podrá quitársela. Perdió la final de 1981 frente al conjunto de Bob Paisley. Ahora le pide a Cristiano que le quite esa espina. «Tuvimos muy mala suerte en aquella final de 1981. Stielike estaba con un tirón, al 40 por ciento; Juanito tenía problemas en una rodilla y Cunningham salía de una larga lesión» -¿Le gustaría jugar esa final? -¡Ojalá pudiera! Sobre todo para ganar la revancha al Liverpool por aquella final que perdimos en el 81. Pero cada jugador tiene su época y yo viví aquella. No me quejo de nada, Ganamos muchos títulos, tuvimos mucho reconocimiento y solo nos faltó la Copa de Europa. Son rachas. El club estuvo sin ganarla desde 1966 a 1998 y ahora mira, vamos a por la cuarta en cinco años. Le digo una cosa: en mí época solo podíamos fichar dos extranjeros, que eran Stielike y Cunningham. Ahora hay libertad de fichajes. En aquel Real Madrid del 81 había muchos canteranos, jugadores muy jóvenes, como los llamados García, Sabido... Si hubiéramos tenido la posibilidad de fichar a algún otro futbolista importante más, como los que hay ahora, no habríamos perdido. -Juanito, Del Bosque, Camacho, Stielike y usted eran los líderes de aquel Real Madrid. Les faltó coronarse con el gran título continental. -Fue una pena, aquella Copa de Europa habría sido el broche de oro para la carrera de Juan, de Vicente del Bosque, de Camacho, de Uli y de la mía. Se la merecían. Nos la merecíamos. Pero nos tocó un rival más experimentado, que ya había ganado dos Copas de Europa unos años antes, y perdimos por un error en los minutos finales. Así es el fútbol. Camacho tuvo antes la oportunidad de marcar y el disparo se le fue alto. Sabíamos que ese partido lo ganaba quien marcaba primero. Fueron ellos. Todos pensábamos que era una final que llegaría a la prórroga, quizá también a los penaltis, y ese gol postrero decidió. De todas formas tuvimos muy mala suerte al afrontar aquella cita tan importante. -¿Por qué lo dice? -Porque llegamos a París diezmados. Cunningham había salido de una lesión que le tuvo muchos meses sin jugar y no estaba aún en su mejor forma. Stielike había sufrido un tirón siete días antes y jugó al 40 por ciento y Juanito sufría problema en una rodilla. Todo se puso en contra. -Pues el Liverpool tampoco demostró su teórica superioridad. -En efecto, fue un duelo muy igualado, les plantamos cara y perdimos por una sola jugada. Estuvimos muy cerca de romper con la mala racha de quince años sin ganar la Copa de Europa. -Iba usted con mucha ilusión, aunque el favorito fuera el club inglés. Dijo que si supiera que iba a perder, no habría ido. -Sí, porque aquellos grandes jugadores que me acompañaban merecían este título para rematar sus carreras. -Son rachas, como usted dice, porque también jugó con la quinta del Buitre y se quedó igualmente a las puertas de conquistarla. -Sí, ya con la quinta del Buitre nos topamos con el Milán de Sacchi, Van Basten, Gullit, Rijkaard, Baresi y Maldin, que eran un equipazo. -Aquel Real Madrid se mereció ganar la que obtuvo el PSV, que les venció en semifinales por el valor doble de los goles, sin superarles nunca. -Aquello sí que fue mala suerte. En el Bernabéu dominamos, tuvimos muchas ocasiones y empatamos a un gol. Ese tanto suyo les permitió clasificarse, pues en Eindhoven sujetaron el empate a cero y atacamos todo el partido. Estrellamos dos tiros en los postes, pero nada, no entró. Fue una verdadera lástima. -Ahora, el Real Madrid tiene la oportunidad de resarcirle de aquella derrota ante el Liverpool. -Quiero esta revancha y pido a los jugadores del Real Madrid que ganen la revancha. Por fútbol deben ser los campeones. -¿Es favorito el Real Madrid? -Es mejor equipo, tiene mucha mayor calidad. Sabemos que esto es fútbol y el Liverpool te puede marcar en un contragolpe y sorprender, pero en condiciones normales tiene que ganar el Real Madrid, porque la posesión de balón debe ser suya y luego habrá que rematar ese dominio con la clase de Cristiano, Modric, Kroos, Marcelo, Bale, Lucas y Asensio, según quien juegue. -El equipo de Kloop posee dos balas, Salah y Mané, y un nueve falso que da pases, Firmino, que nada tiene de parecido con Santillana. Ese ataque es peligroso. -Es verdad, pero Zidane y su cuerpo técnico lo saben y habrá que tener cuidado atrás, para controlar después el partido y hacer valer que el Real Madrid es mejor. -El Real Madrid tiene la posibilidad de ganar cuatro Champions en un lustro. Lleva ocho temporadas alcanzando las semifinales como mínimo. Es otro récord. -Si conquista en Kiev la cuarta Copa de Europa en cinco años será un hito. Se acerca a la leyenda de la época de las cinco ganadas con Di Stéfano. Hay que valorar lo que el Real Madrid está haciendo. Cuando lo comparas con otras épocas en las que no se ganaba la Champions te das cuenta de lo importante que es lo que se consigue ahora. Es el premio a un gran trabajo desde la directiva, con los fichajes y la confección de la plantilla, al trabajo en el campo del entrenador y su cuerpo técnico. -El Real Madrid de baloncesto ganó la Copa de Europa el domingo y ahora puede hacer doblete con el fútbol. Otro récord. -Fíjese lo que podemos vivir los madridistas, dos Copas de Europa en el mismo año, en una semana. Hay que poner en valor lo que significa eso, el excelente trabajo tanto en fútbol como en baloncesto. Se están haciendo las cosas muy bien. Santillana en el Real Madrid (1971-1988): Nueve Ligas, cuatro Copas, dos Copas de la UEFA, una Copa de la Liga. Jugó 645 partidos con el Real Madrid y marcó 290 goles.
  10. La consultora de marketing deportivo, CSM, ha realizado una comparativa desde el punto de vista comercial entre el Real Madrid y del Liverpool, los equipos que disputarán la final de la Champions League 2018 de Kiev. En el análisis se especifica que el club blanco tiene un valor de 1.288 millones de euros frente a los 986 millones que valdría el equipo inglés. Además, establece que la plantilla del combinado madrileño está valorada en 771 millones de euros, mientras que el de Inglaterra en 459 millones. En cuanto a los ingresos, el combinado madridista obtiene al año unos 674 millones de euros. Por su parte, la formación de Anfield recauda 424 millones anualmente. Todo ello gracias a que los de Chamartín perciben más beneficios en venta de entradas, derechos televisivos y productos del equipo. Las redes sociales también es un campo en el que el Real Madrid es el rey. Cerca de 200 millones de personas siguen las cuentas de la escuadra blanca, el cuádruple que el Liverpool, que no llega a los 50 millones de seguidores. Infografía de la comparativa entre Real Madrid y Liverpool realizada por CSM - CSM